Jordi Tur, Licenciado en Náutica y Transporte Marítimo, explica mediante la experiencia de su vida, lo que el CN Ibiza significa para muchas generaciones de jóvenes: «Veo a diario a niños y a niñas disfrutando de esta maravillosa vida y me da pánico la idea de que pueda tener un final»

7 años: Hola, me llamo Jordi, tengo siete años y estoy nervioso. Hoy empiezo mi curso de iniciación a vela y por lo que tengo entendido tendré que valerme por mí mismo para manejar una pequeña embarcación.
11 años: Tengo once años y formo parte de la flotilla del Club. No entendía muy bien que significaba «flotilla» y lo he buscado en el diccionario. Dice algo así como «flota de barcos pequeños», ¡qué extraño, yo que siempre pensé que hacía referencia a la amistad!
18 años: Ya tengo 18. Empiezo mis estudios universitarios lejos de la isla que me ha visto crecer y lo que más echaré en falta son los buenos ratos con mi gente del club, tanto en el mar como El Club Náutico Ibiza fue, es y será nuestra vida en tierra.
36 años: ya son 36 los años que sumo. Mi intención en este artículo no es contar mi historia a título personal. Precisamente busco todo lo contrario. Lo que realmente me gustaría es que la gente entendiese todo lo que este Club representa para mí y para cientos de personas como yo. Veo a diario a niños y a niñas disfrutando de esta maravillosa vida y me da pánico la idea de que pueda tener un final. Me quita el sueño la posibilidad de que los pequeños deportistas de hoy no puedan tener la suerte que tantos otros tuvimos. [Leer artículo completo en Periódico de Ibiza]

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *