El Real Club Náutico de Gran Canaria estudia las fórmulas para evitar el fin de su concesión que finaliza en 2028 sin posibilidad de prórroga.

El Real Club Náutico Gran Canaria medita la forma de evitar el fin de la concesión de uso de sus instalaciones, que finaliza en el próximo año 2028 y no tiene posibilidad de prórroga. Entre las posibles soluciones no se descarta recurrir a la vía judicial.

Cabe recordar que el Náutico deberá devolver la concesión al Puerto y, pese a tener la posibilidad de volver a optar a la misma, el aumento de las tasas que debería abonar situaría al Club en un escenario inviable a nivel económico.

Esta situación se produce después de que Puertos del Estado haya acordado desestimar la petición del Náutico de ampliar el plazo de la concesión, circunstancia que causaría un grave perjuicio a la ciudad ante la imposibilidad de renovar la concesión.

El R.C.N. Gran Canaria cuenta en la actualidad con más de 6.000 socios numerarios y sus correspondientes familias, que representan una población estimada de 20.000 personas que se verían afectadas de forma directa. La afluencia a sus instalaciones por parte de los socios e invitados supera diariamente las 1.000 personas y las actividades educativas, deportivas, culturales y sociales dan vida al día a día de la isla.

Tanto es así que el alcalde de Las Palmas, Augusto Hidalgo, ha tomado cartas en el asunto y se ha ofrecido a colaborar con el Club Náutico para encontrar una solución al problema, consciente del perjuicio que supondría para la ciudad el fin de la concesión. Hidalgo destaca la historia del Club y está muy interesado en arreglar la situación.

Desde el consistorio se está sopesando la compra de los terrenos y una posterior cesión al Club Náutico y desde la Autoridad Portuaria no se descarta la venta pero se muestran inflexibles ante una posibilidad de prórroga de la concesión. Esta problemática afecta a numerosos clubes españoles en la actualidad.

El fin de las concesiones repercute en miles de usuarios y corta de raíz la labor formativa a través del deporte y el fomento de la cultura que realizan los Clubes Náuticos, que son en su mayoría, entidades sin ánimo de lucro que aportan valores de toda índole a la sociedad. La situación del R.C.N. de Gran Canaria no es ajena a la de otros Clubes españoles.

Un caso similar es el que vivió en su día el Club Metropole, también ubicado en una concesión portuaria. En Baleares, el C.N. Ibiza y el R.C.N. de Palma son entidades que también han visto peligrar su concesión.

 

La Confederación Española de Asociaciones de Clubes Náuticos ha celebrado este miércoles su primera Junta Directiva del año encabezada por el recientemente reelegido presidente José Jaubert y su nueva junta a la que se incorpora el gerente Alberto Pons.

En esta nueva etapa al frente de CEACNA la junta directiva se ha marcado ambiciosos objetivos que pasan por estrechar los lazos y sinergias con otras entidades que tengan intereses coincidentes, apoyar a los clubes en temas de gestión e información y fortalecer la vertiente comercial y de comunicación de la Asociación. Así mismo, en la Junta también se ha informado del trabajo realizado durante el primer trimestre del año y se ha presentado el presupuesto de 2021.

Unión, información, gestión y difusión son los ejes del proyecto

Unión, información, gestión y difusión son los ejes del proyecto del ya iniciado mandato de José Jaubert.

El primer objetivo pasa por estrechar los vínculos con otras entidades, como la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN). En este sentido, la Junta se ha reafirmado en los beneficios que supone gestionar y defender conjuntamente los puntos en común con la industria náutico marítima a la vez que seguir reivindicando la especial naturaleza jurídica, social y deportiva de los Clubes Náuticos.

Además, CEACNA mantendrá una proactividad con distintas Federaciones (vela, piragua, remo o pesca submarina) con la misma intención de sumar esfuerzos y favorecer el crecimiento mutuo.

Prueba de la buena relación de CEACNA con las federaciones es la invitación que ha recibido José Jaubert, de parte del también recientemente elegido presidente de la Federación Española de Vela, Javier Sanz, para formar parte de la Junta Directiva de la citada Federación.

Vínculos internacionales

La idea no solo pasa por fomentar la colaboración entre entidades y empresas españolas, sino que también está previsto establecer nuevos vínculos con asociaciones náuticas de Francia y Portugal, cuyas inquietudes de carácter deportivo, legal, político, social e industrial son similares.

Así mismo, se ha avanzado en la coordinación y organización interna de CEACNA y se pretende mantener permanente contacto con las distintas Asociaciones y Clubes que la componen.

Por otro lado, se ha presentado el presupuesto del año 2021 mediante el que se quiere fortalecer la presencia de CEACNA en la sociedad y se prevé aumentar los ingresos en materia comercial.

CEACNA muestra especial sensibilidad y apoyo a los problemas, fortalezas y debilidades de los Clubes Náuticos. En este sentido, el objetivo es asesorar a los Clubes en las estrategias a seguir para la renovación de su concesión, uno de los hechos que más preocupa entre algunos asociados.

La unión es una parte esencial del proyecto y la Confederación potenciará su papel de agente interlocutor activo de los Clubes Náuticos de España.

Importante papel de los Clubes Náuticos en la sociedad

La reunión de la Junta Directiva también ha servido para explicar el trabajo realizado en el primer trimestre del año 2021, en el que destaca el resultado de una encuesta realizada entre los propios Clubes que componen CEACNA.

Unas conclusiones que han ayudado a valorar la importancia del papel que juegan los Clubes Náuticos españoles en el deporte, la educación, la formación y, en definitiva, en la sociedad española.

Por último, se ha informado a las Asociaciones sobre la reunión mantenida recientemente con Puertos del Estado en relación a la tramitación de la nueva ley de puertos y se ha pospuesto el simpósium bianual hasta el año que viene.

Más del 90% de los Clubes Náuticos españoles ofrecen actividades deportivas y educativas a sus usuarios, mediante la organización y desarrollo de las Escuelas de Verano, según un informe elaborado por CEACNA entre sus asociados.

Se trata de una representativa muestra de la labor educativa que los clubes españoles realizan en pro de la educación de los más jóvenes y a fin de incentivar y facilitar el fomento del deporte entre ellos. Las actividades que se ofrecen dependen de las condiciones de cada club pero mayoritariamente se centran principalmente en la vela, el piragüismo y el submarinismo y en un menor porcentaje, pero también destacable, la pesca, motos acuáticas o el paddle surf.

Además, el 100% de los Clubes Náuticos consultados realiza también diferentes actividades sociales en la localidad en la que están ubicados. Desde cursos, charlas o simposios hasta concursos de pesca, cabalgatas, procesiones marineras o participación en la organización de fiestas patronales, además de eventos propios y comunes de los Clubes como las regatas, que también adquieren un claro cariz social.

Además, los Clubes Náuticos demuestran su cariz más solidario luchando y apoyando la sostenibilidad y dedicando el 5% de su presupuesto -según el estudio realizado- a temas medioambientales.

Estos datos contrastan con las dificultades que tienen el 33% de los Clubes Náuticos encuestados para renovar sus concesiones, pese al beneficio directo y la aportación de los mismos a la sociedad, cultura, educación y desarrollo del deporte.

Son algunas de las conclusiones extraídas de una encuesta realizada en el primer trimestre de 2021 por CEACNA entre los Clubes Náuticos españoles y que ha obtenido una significativa respuesta que gira en torno al 20% de los clubes. Esta consulta se ha realizado entre entidades de entre 30 y 2.200 socios y constaba de 54 preguntas que englobaban diferentes temáticas.

Las instalaciones que han participado han sido mayoritariamente Clubes Náuticos de entre 200 y 400 amarres, el 80% de ellos para embarcaciones de menos de 10 metros de eslora y el 88% de ellos con instalaciones propias.